El liderazgo está sobrevaluado

Me imagino la cara de más de uno al leer el título del presente artículo pues oso tocar de manera non sancta ese Santo Grial de la dirección de personas que es el liderazgo; oso cuestionar uno de los conceptos a los que se han dedicado y se dedican múltiples artículos, libros, conferencias, seminarios, mesas redondas y videoconferencias TED y oso manchar ese sacrosanto concepto que si uno lo googlea encuentra que hay cerca de 36 500 000 resultados.

Sin embargo, ¡me sostengo! El liderazgo es un concepto que, a fuer de ser mencionado y sobre todo, perseguido como un gran ideal, ha caído en la sobrevaloración y lo hemos mitificado a más no poder.

He aquí lo que he aprendido sobre el liderazgo.

  • Para efectos prácticos, no hay necesidad de contar con ‘la definición’ de liderazgo, porque, como buen concepto polisémico, no tiene una definición única; por lo mismo, no hay un perfil único de líder. Lo que verdaderamente será útil para una organización es elaborar y trabajar con su propia definición.
  • El liderazgo no necesariamente está asociado a la posición formal organizacional.
  • El liderazgo puede ser emergente, circunstancial y adicionalmente, puede ser rotativo.
  • Si hablamos de líder, implícitamente hablamos de seguidores; ¿por qué, pues, no prepararnos primero para ser unos buenos seguidores antes de pensar en ser unos buenos líderes?
  • Sus consecuencias dependen del marco de ética con el que se ejerza.

De ahí el mensaje, queridos lectores, que dejemos de perseguir el ideal de ser líderes si, primero, no hemos logrado ser buenas personas y, por ende, buenos jefes. ¿Buscamos correr y todavía ni siquiera hemos aprendido a caminar?

Los invito a leer el capítulo V de mi libro en donde trato con más detalle este apasionante tema; lo puedes adquirir en amazon.com

Otras del blog:

El mundo y yo o el pensamiento sistémico

¿Por qué es tan común que las diferentes áreas organizacionales gasten energía en acusar a y defenderse de las demás áreas en vez de enfocarse en lo que verdaderamente importa para la empresa?